4 de septiembre de 2008

Xavi Escaich, la perla de la cantera


La eterna promesa, la perla de la cantera y tantos otros…. Todos estos tópicos podrían ser aplicables al Gran, al Único, a Xavi Escaich. Está bien que los equipos tiren de cantera, nos gusta, pero a veces lo que es una virtud se convierte en un defecto. El noi de Castelldefels (o de Castefa, para los amigos) criado en la cantera perica llega al primer equipo del Espanyol en el año 1988, después del éxito de Clemente en la UEFA y se mantiene como eterna promesa de la cantera durante 4 temporadas. Sólo en sus dos últimas temporadas, en la 91-92, y en la 92-93 se hace un hueco definitivo en las alineaciones, marcando 10 y 12 goles respectivamente. A pesar de estos números Escaich, Korneyev… (ya te llegará el momento) y compañía consiguen que el equipo baje a segunda. Aunque la eterna promesa no pisa la categoría de plata (de momento) y se va al Sporting de Gijón donde juega 23 partidos y anota 8 goles… 4 de ellos en el mismo partido. Memorable tarde la del 16 de enero de 1994 en el que el “noi de Castefa” le mete 4 a Osasuna y da dos asistencias. Por esta actuación estelar, y seguramente por hacerle la puñeta a sus vecinos pericos, Cruyff se fija en él y se lo lleva al año siguiente al Barça de Busquets, Angoy, Jose Mari, Eskurza… y de nuevo Korneyev. Digamos que no triunfa. Juega 3 partidos y anota un gol… contra el Sporting… ¡¡ya le vale!!

Ante semejante temporadón Xavi Escaich es uno de los descartes del Barça de la pretemporada 95-96 y el muchacho recala en el Albacete, donde tras jugar 32 partidos anota 3 goles, con lo que consigue que el equipo baje a segunda. Ahora sí Escaich jugará en la categoría de plata un añito, ya que en la 97-98 se va al Real Murcia… en 2ªB. Ante esta meteórica progresión, y tras algunas lesiones (las malditas lesiones nunca nos permitieron disfrutar de los grandes jugadores) Xavier Escaich Ferrer se retira con la treintena cumplida.


3 comentarios:

Pedro J dijo...

La perla de la cantera. Sin él el Barca no habría sido nada. Y sin Valderrama y René Higuita, el futbol colombiano nunca hubiera existido.

Anónimo dijo...

Escaich tenía cosas buenas lo que pasa es que le faltaba agresividad. Con su cara de niño acabó casi siempre de suplente. Hasta daba pena verle siempre en el banquillo.

Anónimo dijo...

No es por nada pero diría que Escaich salió del nastic de Tarragona hacia el español